Esta vez fueron las musas quienes me encadenaron a la mesa. Me dijeron:

—No te soltaremos hasta que no acabes la novela.

Las miré con cara de corderito degollado.

—No, ya estamos hartas de que nos consultes a deshoras, nos desveles, nos incordies con tus dudas de escritor novato.

Se mostraron inflexibles. No me soltaron. No me dieron de comer, no me dejaron beber, no me permitieron dormir.

Parece mentira con qué seguridad se escribe, con qué pocos miramientos, cuando es tu propia sangre la que nutre tu pluma.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s